La nueva noética y el futuro emergente

“Su cabeza es una cámara de maravillas de la que puede extraer tesoros por los que usted y yo daríamos años de nuestras vidas”. 
El Rey de amarillo (Robert W. Chambers)

 El conocimiento emergente es un concepto interesante que llama a nuestra intuición e intelecto de una forma especialmente absorbente. Lo planteaba Aristóteles y otros filósofos griegos que movidos por la intuición, atribuían a la noética el significado de “ver inteligible o ver pensante”, también interpretado como “ver discerniendo”.

El concepto de que el pensamiento es en realidad recuerdo y no aprendizaje, causa una fuerte impresión en la mente. El razonamiento que la propia mente realiza al tratar de comprender el origen de las ideas y creatividad, encuentra una interesante solución con este planteamiento: el recuerdo. El conocimiento es un recuerdo, ya se conocía, se había olvidado y solo se recuerda. 

Hasta aquí quedaron los griegos y en cientos de años poco se ha avanzado en esta línea teórica, mucho más claro en la ciencia del cerebro. La principal habilidad y trampa de la consciencia consiste en esconder la mano conforme va dibujando la realidad subjetiva del individuo. En este sentido no podemos ver el origen de la idea, de la creatividad y el ingenio, lo que podemos hacer es plantear hipótesis.

La hipótesis que se plantea aquí es que, de alguna forma, la consciencia envía mensajes hacia atrás en el tiempo, pero dada la habilidad de la “maya” (ilusión) de crearse a sí misma, no podemos ver el origen. Adicionalmente la información hacia atrás en el tiempo no se produce en paquetes de datos como los conocemos sino en pequeños cambios en patrones del pensamiento. Tengamos en cuenta que “hacia atrás” es un planteamiento dentro de nuestra experiencia, limitada de realidad humana.

No es el objetivo de este texto el plantear una ciencia de la naturaleza eléctrica del cerebro y el peculiar funcionamiento de un órgano que es consciente sin estar por sí mismo vivo, sino que es parte de un sistema mayor como es el cuerpo humano. En este sentido el cerebro es lo que hace al hombre diferente, ningún otro órgano es consciente de sí mismo, pero el cerebro no vive por sí mismo. Repitámoslo; el cerebro no puede vivir sin el resto del organismo pero ninguna otra parte del organismo es consciente.

 La clave de este evento, en el que se intuye el futuro emergente, está en comenzar en el presente. Está en el "ahora" porque no tenemos otra forma de acceder a ello. Esa intuición del futuro es la única forma de comunicación y no puede surgir del futuro, ha de hacerse espacio en el presente para que la realidad futura se manifieste en forma de intuición. Ha de hacerse de esta forma porque podemos recordar fácilmente el pasado, pero no podemos recordar de igual forma el futuro. Y lo que tratamos es de tener una intuición que ve el futuro como un recuerdo. Lo repetiré, el futuro como recuerdo, hemos de recordar el futuro. Porque nuestras ideas son en realidad micro-recuerdos de algo que se ha creado instantáneamente, lo observamos, no sabemos cómo se ha originado pero lo utilizamos casi en el momento, sin pensar en su origen. El objetivo es entonces crear las condiciones, el espacio para que pueda surgir esta memoria del futuro.

Este espacio tiene la misma naturaleza que la creatividad, de hecho la creatividad es una forma de intuición del futuro, más cercano generalmente, pero con las mismas características que una visión más lejana. Por fortuna la creatividad se ha estudiado en mucha mayor profundidad que la noética por lo que podemos aprovechar fuertes fundamentos de creadores y artistas en esta búsqueda de la intuición e inspiración. Un espacio, tiempo, diversión, relajación, una autosugestión adecuada es suficiente para que la chispa de la creatividad salte y podamos acceder a la inspiración del futuro emergente. Es, en definitiva, un contexto emocional, una situación donde todos los recursos del hombre se ponen al servicio, a la espera de lo que sea enviado, de lo que sea recibido e interpretado.

Un ejercicio curioso en esta línea; Imaginemos que estamos en el ahora, que hacemos una pausa en nuestro flujo del pensamiento habitual e incontrolado, y tratamos de dejar un espacio para un recuerdo creativo del futuro emergente, esta es la clave. Plantear que en el futuro, tendremos un recuerdo de ese momento, en el que intentábamos crear un espacio para el futuro, intuirlo. Ese es el nexo. Tú yo-que-es está conectado con el yo-que-será a través de un momento-espacio, de ese recuerdo del futuro intuido. Una vez habiendo llegado físicamente a ese futuro, estaremos dispuestos a enviar hacia ese vacío, un mensaje, una intuición en el recuerdo. Insertaremos un recuerdo en la memoria vacía del instante pasado. Esa es la forma de abrir una brecha. Un momento-ancla que se prepara en el ahora para “esperar-invitar” al recuerdo enviado desde el futuro. ¿Cómo de lejos a llegar? ¿Cuánto puedes recordar?

Cómo reflexión final habría que plantearse; ¿Cómo se puede utilizar la información de este artículo? 
  • Quizá tratando de captar tendencias, intuiciones sobre la civilización o sociedad. 
  • Actuar a través de inversiones estratégicas y crowfounding. 
  • Llevarlo al terreno en que cada uno esté desempeñando su labor profesional; Con mucho más sentido en el terreno de la investigación o en los que pueda desarrollar uno mismo el resultado o coordinar a otros para llevarlo adelante. 
  • Siendo siempre prácticos y concentrando los recursos, que siempre son limitados.

"Hacer predicciones es muy dificil, especialmente sobre el futuro" 
Niels Bohr

La Primera Guerra de la Obsolescencia


Contexto

Estamos ya inmersos en una guerra no declarada, de incrementos paulatinos, diferente, compleja, interna, tecnológica, psicológica, de lenguaje y conceptos.

Las crisis económicas tal y como las conocemos, crisis monetarias, de crecimiento, fiscales y bancarias, no son sino las grandes batallas de nuestra era, con millones de bajas económicas repercutidas en los estratos-soldados más débiles del entramado socio-empresarial que es el mundo actual.

La radical desaceleración China y una economía de USA que no es capaz de crecer y tirar en una globalización agigantada, son un claro síntoma de agotamiento del modelo. Un modelo que ha acelerado sus crisis y fluctuaciones hasta el punto en que la deuda inflacionista no permite más crecimiento virtual. Es decir, se ha estado creciendo ficticiamente y ahora es el mundo real el que va a marcar el ritmo, no las políticas monetarias que no disponen de más herramientas de inyección artificial. La fórmula ya no es válida, ya no coincide con la realidad, se ha desviado fuera de los márgenes, es incorrecta.

En la actualidad hay ya que pagar el crecimiento artificial de un año entero de PIB. Los últimos años se han ido adelantando beneficios a través de ingeniería económico-fiscal, en una deuda que suma ya un año completo. Debemos, como estado-sociedad, todo lo que se ganaría en un año de actividad. La deuda se ha trasladado hacia el futuro, algunos beneficiarios de estos adelantos se han retirado y disfrutan de lo obtenido, de lo sustraído a las generaciones presentes y venideras. Y no olvidemos que los estados actuales no son más que la mayor empresa de cada país y la única que posee el uso legítimo de la violencia. Violencia física y económica.

En consecuencia estamos dando paso hacia una realidad de supervivencia, de guerra permanente, con un importante descenso del poder adquisitivo en la mayoría de la población de las democracias capitalistas maduras.

Tecnología

La innovación es el único recurso que puede amortiguar (que no revertir) la caída del modelo, que no va encaminado a otro fin que el de abaratarlo todo. Que es lo mismo que decir que todo lo material, así como energía, alimentos, vestido, etc, va a ir perdiendo su valor. Esto no es directamente negativo, es fruto de la automatización y tecnología ya asentada.

Es una optimización total, a todos los niveles de desarrollo. En esta línea, internet es un gran abaratador, reductor de intermediarios y de enorme poder de organización y conocimiento para toda la población. Internet es un acelerador.

En este sentido hay dos tipos de tecnología: la innovación y la mejora. El grafeno es una tecnología innovadora con poquísimas aplicaciones actuales, mientras que las renovables ya extendidas, están en fase de mejora y optimización.

La energía es una de los puntos donde mejor se manifiesta la guerra de la obsolescencia, pero no es la única tecnología y aquí es donde entran en juego los estados, empresas y política.

Statu quo

Las comunidades no políticas van a surgir como alternativa a la supervivencia dentro de estados caducos y agresivos. Comunidades locales “independientes” dentro de estados diluidos. Estados en guerra contra algunos desarrollos tecnológicos específicos que cuestionan dos cosas; por un lado su utilidad, predominio y legitimidad, por el otro lado, las bases económicas en que se asienta, defendiendo empresas y sectores obsoletos.


Los estados incrementarán infinidad de impuestos, especialmente los costes ocultos de infraestructuras básicas, agua, alcantarillado, electricidad, seguridad y otros, así como en los objetos de necesidades fundamentales: alimento, vestido, hogar, electricidad, etc. El objetivo de este incremento será igualmente doble; Mantener al leviatán del estado, una enorme estructura obsoleta, desactualizada, no competente ni competitiva de burocracia  e influencia. Así como defender las inversiones en tecnologías obsoletas de las que depende el predominio del statu quo.

Edad Media Contemporanea

Una importante parte de la población vive mental, cultural y socialmente como en la edad media pero con las comodidades y tecnologías actuales.

Textos: Viajeros del tiempo

Los textos viajan en el tiempo hacia el futuro pues permanecen inalterados mientras este transcurre. Sin embargo hace falta una consciencia para manifestarlos, de otra forma son un soporte que caduca, desaparece y no viaja.

La esencia del viaje en el tiempo sería la de algo que permanece completamente inalterado mientras el tiempo transcurre. Si pudiéramos construir algo que permanezca, entonces estaremos construyendo un ente u objeto que viaja en el tiempo.

Todos somos viajeros del tiempo.

Guión de Película de Ciencia Ficción -SEIZA-


SEC 1. VIENTRE MATERNO

En el interior de un vientre materno se desarrolla un feto humano que rota lentamente. El corazón se escucha latir, un ritmo lento que se acelera paulatinamente.

SEC 2. IMÁGENES TELEVISIÓN.

Un documental sobre la evolución y las mutaciones enseña, con imágenes de archivo, cómo se desarrolla la selección natural. Mientras, una voz explica cómo funcionan las mutaciones. Se suceden imágenes de animales cazando, simios recogiendo frutos, el hombre con su cerebro superior, desarrollado.

                      DOCUMENTAL
Sin mutación no habría evolución ni variedad en las especies. No obstante, las macromutaciones, producen efectos drásticos, fuera del rango de variación normal de la especie.
Se ha propuesto que quizá hayan sido responsables de la aparición de novedades evolutivas, aunque, dado que estas mutaciones suelen tener efectos letales, esta posibilidad se considera poco frecuente.

SEC 3. INT. DÍA. HOSPITAL

En la sala de partos de un hospital, una mujer está dando a luz. El niño nace.

El médico le da una palmada y el bebé se pone a llorar. El médico suelta al niño que cae sobre la cama. Solo se escucha el llorar del niño. El médico, una ayudante y la madre, comienzan a gritar, aterrados. El niño no deja de llorar.

SEC 4. INT. EXT. DÍA. OFICINAS

En un rascacielos, dentro de una sala de reuniones, tiene lugar la presentación de un proyecto por una pareja de ejecutivos asiáticos.

El reloj de la pared mueve normalmente su segundero. Comienza a hacerse el silencio. Una de las mujeres que está sentada levanta la mano, le dan la palabra y comienza a hablar sin que se escuche nada. El segundero del reloj parece ralentizarse. Un agudo tono comienza a escucharse y a crecer en intensidad. Solo se oye este sonido.
Sin previo aviso, cada uno realiza actos diferentes. Uno se encoge en un rincón y se lleva las manos a la cabeza con dolor. Otro, sin moverse del sitio, comienza a gritar mirando fijamente a un punto sobre la mesa. Un tercero, se levanta y empieza a golpear brutalmente a uno de los que esta de pie. La mujer que preguntaba comienza a llorar con las manos en la cara. El otro hombre que esta de pie corre hacia la pared, se lanza hacia ella dándose un brutal golpe. Se levanta con la cabeza ensangrentada y se lanza por la ventana haciendo añicos el cristal.

Tras unos segundos, el tono agudo desciende en intensidad hasta desaparecer. Muchos siguen llorando. Alguno se ha desmayado. El hombre que golpeaba a su compañero se mira las manos ensangrentadas y ve el cuerpo en el suelo de su compañero. Miran alrededor sin entender nada. Se levanta y anda hacia la ventana. El hombre que esta en el suelo sujetándose la cabeza lo mira avanzar y levanta un brazo tratando de detenerle cuando su compañero ya esta con un pie en el vacío y cae.

Los supervivientes se ayudan unos a otros, algunos se quedan en el suelo, aún muy afectados, sin comprender nada.

SEC 5. INT. DÍA. COLEGIO

En una clase de un colegio, sin profesor, dos niños se están peleando, pegándose mientras los demás están gritando, animándoles o distraídos.

La pelea de los niños se vuelve especialmente brutal. Un agudo tono crece sin que se escuche nada más. Toda la clase está desatada en un frenesí de violencia, llantos y gritos. Pocos se mantienen quietos, presas del terror.

SEC 6. EXT. DÍA. CIUDAD ABANDONADA.

Entre las ruinas de una ciudad abandonada un hombre gira una esquina corriendo, es Eme, un hombre de unos 35 años, fuerte pero desgastado. Continúa corriendo cuando una jauría de lobos gira la esquina, le persiguen.
Los lobos le dan alcance rugiendo ferozmente. Uno de ellos salta sobre él justo en el momento en que Eme se tira al suelo girándose y disparando. Mata a dos de los animales, se levanta sonriendo sádicamente y sigue corriendo, aun le persiguen algunos.

SEC 7. EXT. DÍA. CIUDAD ABANDONADA.

Al lado de un jeep, Eme, sudoroso y agotado, carga los animales muertos junto a unas cajas y latas. Se sube al coche mirando en todas direcciones y arranca.

SEC 8. EXT. ATARDECE. CARRETERA A CAMPAMENTO.

Eme llega en el jeep a una especie de campamento militar, grande y bien protegido. Hombres armados flanquean la entrada al recinto.

SEC 9. EXT ATARDECE. PUESTO ENTRADA CAMPAMENTO.

Se detiene delante de la barrera y muestra una identificación.

                      SOLDADO  
                 Adelante.

Levantan la barrera y le dejan pasar.

SEC 10. EXT. ATARDECE. CAMPAMENTO.

Conduce entre lo que parece un campo de refugiados organizado militarmente. La gente lo mira de reojo, desconfiada y taciturna.

SEC 11. EXT. ATARDECE. EDIFICIO-COMEDOR.

Llega a un edificio más sólido donde hay mucha gente esperando en fila. Rodea el edificio en el jeep.

SEC 12. EXT. ATARDECE. PUERTA TRASERA COMEDOR.

Se baja del coche mientras saluda con familiaridad al
encargado, un tipo obeso y bonachón.

                      ENCARGADO
                 ¿Qué me traes hoy?

Eme abre el maletero y el encargado mira dentro, cogiendo los paquetes y mirando lo que hay escrito en ellos.

                      ENCARGADO
                 Bien, bien…

Conforme el encargado se dirige a la entrada, hace un gesto a dos hombres jóvenes que se encargan de los cuerpos de los lobos.

El encargado sale con un par de cajas llenas comida, tabaco, bebida y munición.

                      ENCARGADO
                 ¿Te van a matar, lo sabes, verdad?

Eme le mira con indiferencia, sin responder. El encargado deja las cajas en la parte de atrás del jeep.

                      ENCARGADO
                 ¿Sabes por qué nadie va allí?

Eme mira hacia arriba, aburrido.

                      ENCARGADO
                 Porque todos los que lo hacían han
                 muerto, allí.

Eme cierra el maletero agresivamente.

                      EME
                 Déjame en paz.

SEC 13. EXT. ANOCHECE. CABAÑA.

Eme llega en coche a una vieja cabaña fuera del campamento, en una zona con algo de vegetación pero deshabitada.

SEC 14. INT. ANOCHECE. CABAÑA.

Abre la puerta y entra con familiaridad.

                      EME (sarcasmo)
                 Hola cariño.

Conforme avanza por la casa es más evidente que vive solo. Hay una carta pasada bajo la puerta. Eme, al entrar, no ve la carta y la pisa. La lleva pegada a la bota mientras anda por la casa donde todo está muy desordenado.

Deja los paquetes en cualquier lado. Abre uno de ellos y come algo. Abre una botella de alcohol y bebe mientras come sin hambre. Se echa en un sofá viejo mientras continua bebiendo de la botella.

SEC 15. EXT. DÍA. SUEÑO: PASILLO EDIFICIO

Es un día luminoso, grandes ventanas dejan intuir un parque cercano. Eme, más joven, saludable y sonriente, avanza por un largo pasillo con puertas a un lado. Lleva una bolsa de la compra de la que sale por encima un juguete. A un sonido constante y grave se le superponen voces lejanas de niños jugando. Abre una de las puertas, parece bastante feliz.

SEC 16. INT. DÍA. SUEÑO: PISO FAMILIAR.

Eme cierra la puerta tras entrar en un pequeño piso familiar. Eme saluda pero no se escucha su voz, solo el tono grave, creciendo en intensidad. Parece que nadie contesta porque repite el saludo inaudible de nuevo, mirando a ambos lados. Algo llama su atención. Se lanza corriendo al suelo, soltando la bolsa. Su cuerpo tapa algo que no se ve, en el suelo.

SEC 17. INT. NOCHE. CABAÑA.

Eme se despierta sudando, con la cara descompuesta. Tras unos segundos de desorientación mira su bota y ve la carta pegada, la coge, la lee. Mira su reloj. Resopla cansado y se incorpora.

SEC 18. EXT. NOCHE. MONUMENTO DERRUIDO.

Eme llega en su jeep a un monumento medio derruido. El Doctor Kadei le espera fumando. 

Kadei es un hombre de unos 60 años, bajito, canoso, con unas pequeñas gafas redondas. En un coche cercano, una figura pequeña se intuye en el asiento del copiloto, en la sombra. El Doctor está nervioso. Se dan la mano mientras Kadei mira hacia los lados para comprobar que nadie les vigila.

                      KADEI
                 ¿Te han seguido?

Eme se extraña algo ante el comentario de Kadei.

                      EME
                 No creo. ¿Quién querría
                 seguirme, profesor?

Kadei mira su reloj.

                      KADEI
                 No tenemos mucho tiempo.

                      EME
¿Qué ocurre? ¿Es esta su nueva consulta? (mirando alrededor)

                      KADEI
                 Déjate de bromas. Tienes que
hacerme un favor.

                      EME
                 …

                      KADEI
                 En el coche, detrás de ti,
                 hay un chico. Se llama Alex.
                 Tienes que llevarlo hasta el
                 próximo campamento, al este.

Tras un segundo de sorpresa, Eme se enciende un cigarrillo con calma, pensando.

                      EME
                 Pero… ¿Qué gano yo con esto?

                      KADEI
                 Se lo entregas a una mujer
                 llamada Anna. Eso es todo.
Nada más. ¿Cuánto quieres?

                      EME
                 Profesor… ¿En qué anda metido?
                 ¿Un par de millones?

Eme habla apesadumbrado mientras Kadei le mira a los ojos.

                      KADEI
                 No quieras saberlo. Dos millones.
                 ¿Lo harás?

                      EME (media sonrisa)
                 Está bien, como favor personal.
                 No me gustan estos chanchullos.

Kadei se acerca de su coche y saca dos grandes maletines que le entrega a Eme.

                      KADEI
                 Espero que no tengáis que
                 usarlos.

Kadei saca de su gabardina unos papeles sin dejar de hablar.

                      KADEI (Cont)
Y salvoconductos para
                 toda la red de controles.
Debería de bastar.

Kadei saca a Alex del coche con la capucha de la sudadera cubriéndole la cabeza. Kadei lo mete en el jeep de Eme.
Kadei se mete en su coche y baja la ventanilla.

                      EME
                 ¿Por qué yo, profesor?

                      KADEI
                 Nadie odia tanto a la secta.
                
Eme sonríe ligeramente.

                      KADEI
                Llevo cuatro años trabajando
                 con ese chico. Es lo mejor que
                 tenemos.
                
Kadei arranca el motor.

                      KADEI
                 Y… sólo tu puedes… decidir.

Eme parece no comprender.

                      EME
                 ¿Decidir?

El coche de Kadei se aleja con la pregunta de Eme suspendida en el aire.

SEC 19. EXT. INT. AMANECIENDO. JEEP DE EME.

Eme y Alex salen del campamento en el jeep. En el coche, Alex no dice nada. Eme le mira de reojo un par de veces.

SEC 20. EXT. DÍA. INSTALACIONES INVESTIGACIÓN.

El Doctor Kadei entra en una instalación militar bien equipada. Pasa diferentes controles de seguridad. Entra en el recinto saludando al guardia como si fuera una jornada más.

SEC 21. INT. DÍA. PASILLOS RECINTO.

Hay movimiento de soldados armados en los pasillos por los que Kadei avanza. Llega a una puerta flanqueada por soldados. Entra.

SEC 22. INT. DÍA. SALA DE REUNIONES.

En lo que parece una reunión especial, uno de los asistentes, Charly, grita desatado.

                      CHARLY
                 ¡No puede ser! ¡Esto
no es posible!

A la entrada de Kadei se hace el silencio y se ponen de pie. Kadei se coloca al frente y a un gesto suyo, todos se sientan.

                      KADEI
                 Todos habéis recibido el informe
de emergencia. El chico ha
desaparecido.

     Charly se pone de pie, alterado.

                      CHARLEY
                 Le han secuestrado.
          
                      KADEI
                 ¡No me interrumpa!

Un momento de tensión en el aire se interrumpe cuando Charly se sienta.

                      CHARLEY
                 Perdone… continúe.

Kadei aguarda un par de segundos antes de continuar.

                      KADEI
               Los archivos visuales han
sido borrados. No podemos saber
qué ha ocurrido, pero parece
evidente que alguien de dentro
ha tenido que participar.

Un militar entra y toma el lugar de Kadei. Un soldado armado se queda en la puerta.

                      MILITAR
                 Las autoridades militares han
ordenado su reclusión preventiva.

El militar mira a los científicos. Nadie se mueve.  
                     
                      MILITAR
                 Residirán en estas instalaciones
por su propia seguridad hasta que
la crisis haya pasado.

Kadei se indigna junto a los demás. Charly y el militar que acaba de informarles tienen una mirada de asentimiento.
     
                      KADEI
                 ¿Podemos volver a nuestros despachos?

                      MILITAR
                 Pueden moverse con libertad.
Dentro del recinto.

El militar abandona la sala seguido por el que aguardaba en la puerta.

SEC 23. EXT. DÍA. CABAÑA SILVIA.

Una cabaña parece abandonada en medio del claro de un bosque bastante frondoso. Un ambiente de tensión encubierta domina el lugar mientras suena un inquietante coro. Un grupo de pájaros se mueven al unísono, volando sobre los árboles.
Los mira un niño de cinco años desde la entrada de la cabaña. El niño es Gael. Parece volver a algún tipo de juego mientras repite sin cesar una frase y se balancea rítmicamente sentado fuera de la casa. Es autista.

                      GAEL
                 Uno por uno, uno. Uno por un
uno, uno. Uno por uno, uno…

Por el estrecho sendero del bosque llega un hombre, Al. Tiene unos 30 años, bajito, con ojeras y delgado. Lleva unos paquetes de alimentos, temeroso.
Ve a Gael jugando y se relaja. Se acerca de la cabaña, cada vez más cerca de Gael. Toca al niño en la cabeza, saludándole. Gael comienza a gritar golpeándose la cabeza y se desencadena una oleada. Al cae al suelo, sujetándose la cabeza y gritando. El zumbido agudo crece rápidamente mientras las reacciones de Al se extreman.

SEC 24. EXT. DÍA. CONTROL CARRETERA.

Eme y Alex llegan a un control de carretera. Frenan el coche al lado del control.
                     
                      SOLDADO
                 Documentos.

Eme le entrega los documentos y los pases. Los mira un instante y se aleja del coche con los documentos, comprobándolos por radio.

Dentro del coche, Alex parece reaccionar por primera vez ante algo. Mira en la distancia a través de la ventanilla en dirección a la carretera por delante de ellos.

                      ALEX
                 Cuidado.

Antes de que Eme pueda reaccionar, comienza una oleada.
Todo se silencia mientras el zumbido crece. Ambos militares arrojan sus armas tan lejos como pueden mientras comienza el pulso. Tratan de controlarse pero uno de ellos comienza a golpearse la cabeza contra la pared. El otro queda inmóvil, gritando.
Eme dentro del coche, sujeta el volante, apretándolo con mucha fuerza, con la mirada fija sin decir nada. Alex abre la puerta del coche y sale de él con calma mientras una flauta suena, creciendo por encima del zumbido. Alex se acerca al puesto de los militares y sujeta al soldado que se golpea, impidiendo que se haga más daño.

El zumbido se atenúa paulatinamente hasta desaparecer y todo vuelve a la normalidad.
Los militares, recuperándose, se levantan despacio, aún conmocionados. Alex, cierra la puerta del coche tras entrar, ante un impresionado Eme.
Los dos militares les hacen señales para que avancen mientras levantan la barrera. Mirando al chico, también impresionados, agradecen a Alex con un gesto de la cabeza. Se alejan en el jeep del puesto de control, perdiéndose en la carretera.

                      EME
                 ¿Cómo lo has hecho?

Eme le mira de reojo un par de veces. Alex no contesta, sigue mirando por la ventana.

SEC 25. INT. DÍA. FÁBRICA ABANDONADA.

En una fábrica abandonada se escucha un murmullo de gente en una especie de oración constante. Un anciano se sube a una desgastada escalera, borra con un trapo la última cifra de 781 y escribe con tiza 782. Grupos de personas van acercándose a una de las zonas del lugar sumándose a un grupo mayor de gente ya congregada. Enormes aparatos de maquinaria inútil y oxidada se esparcen por el suelo. Un hombre de espaldas a la gente preside el lugar, con una toga roja.
Sebastian, líder de la secta, se da la vuelta mientras habla.

                      SEBASTIAN
                 ¡Qué regalo¡ ¡Debemos agradecer
este milagro, este don que se
nos ha brindado! ¡De nuevo!

En un antiguo panel de marcación de resultados de fútbol, la última cifra de 792 es sustituida por un 3. Momento en el cual Sebastian grita dando gracias.

Uno de los colaboradores del grupo del Doctor Kadei destaca entre la multitud, es Charly.
Mientras Sebastián continúa hablando sobre lo glorioso del día, mira a Charly reconociéndole. Sube el tono de su discurso hasta que todos entran en una espiral de adoración, inflingiéndose golpes y cortes a si mismos.
Tras ello, Sebastian hace un gesto a Charly y este sale del grupo siguiéndole. Al bajar del estrado, le escoltan dos soldados con símbolos de la secta, Charly le sigue perdiéndose tras una puerta.

SEC 26. INT. DÍA. CUARTO FÁBRICA.

En una habitación donde el metal y el cemento predominan se ha instalado una mesa, una cama y algunos elementos y símbolos de la secta. Un susurro creciente se convierte en un diálogo. Sebastián está quitándose la toga sin importarle la presencia de Charly, arrodillado, quien mantiene la mirada hacia el suelo.

                      SEBASTIAN
                 ¿Están ya encerrados en las
instalaciones?

     Charly asiente con la cabeza.

     CHARLY
Así es.
                    
Hay un momento de silencio mientras Sebastián se termina de cambiar.

                          SEBASTIAN
                     Hay algo curioso… ¿Cómo ha
sabido Kaédi que pensábamos
actuar contra el chico?

Charly no se inmuta. Sebastián se pone un extraño guante metálico con una uña afilada en el dedo índice.

                      SEBASTIAN
                 Es algo que no me deja de
intrigar. Parece evidente
que alguien le ha tenido
que advertir.

Sebastián mira a Charly, esperando una reacción.

                      CHARLY
                 ¡No¡¡Jamás!

Sebastián extiende el guante y levanta a Charly colocando el índice bajo su barbilla.

                      SEBASTIAN
                 Claro que no. Nadie ha dicho
nada de eso. Has sido tú.

                      CHARLY
                 Yo nunca. Soy el más devoto
Servidor del dolor.

Sebastián extiende la mano con el guante ante lo cual Charly extiende su brazo y lo vuelve. Sebastián recorre el antebrazo de Charly pasando el afilado índice sobre él. La sangre aparece conforme se mueve. Realiza una extraña forma en su piel que queda marcada. Charly mira a Sebastián a los ojos mientras la sangre cae al suelo.

                      CHARLY
                 Gracias. Gracias.

                      SEBASTIAN
                 Ahora ven.

Sebastián comienza a vendar el brazo de Charly mientras ambos se sientan en un par de sillas.

                      SEBASTIAN
                 Es hora de hacer una visita.

SEC 26. EXT. DÍA. CABAÑA SILVIA.

La madre de Gael, Silvia, sale de la casa apoyándose en el marco, es una mujer de unos 35 años con ojeras, pelo algo canoso, visiblemente cansada, reponiéndose de la conmoción.

                      SILVIA
                 Adentro Gael.

El niño obedece sumiso y entra en casa sin reflejar emoción alguna.

                          SILVIA
                    ¿Quién le ha dado derecho
a tocar a mi hijo? Largo de
aquí, váyase ahora mismo.
         
Al, aún recuperándose de la oleada, termina de ponerse en        pie, tocándose la cabeza, aún confuso.

     AL
Pero… si, si… como no.

Comienza a marcharse del porche de la casa, consternado. Mira hacia atrás de reojo un par de veces, receloso.

SEC 27. EXT. DÍA. CAMPAMENTO.

Eme y Alex llegan en el jeep a un campamento, similar al anterior, igualmente militarizado. En un puesto de control, a la entrada, permiten el paso al jeep levantando la barrera.

SEC 28. INT. DÍA. COMEDOR.

En un comedor público decenas de personas hacen cola y otras tantas están sentadas en largas mesas con bancos a ambos lados.
Eme entra en el comedor. En ese instante una mujer de 29 años, vestida con colores chillones, sin llegar a ser hortera le hace un discreto gesto a Eme, quien inmediatamente comprende. Ella es Anna. Eme coge una bandeja y se va poniendo algunas cosas mientras mira de reojo y se acerca a Anna. Eme me sienta enfrente de ella.

                     ANNA
                 ¿Dónde has dejado al chico?

Eme la mira seriamente durante un segundo antes de hablar. Eme habla tranquilo, con calma.

                      EME
                 Estábamos pasando un control
de carretera, cuando el chico
me dijo algo. Cuidado, dijo.
Anna le mira seriamente.

                      EME
                 ¿Cómo lo sabía? ¿Cómo supo
que pasaría?  

Anna no responde. Dos militares armados andan por el comedor, mirando a la gente.

                      EME (Negando con la cabeza)
                 Si quiere al chico va a tener
que contarme un par de cosas.

     ANNA
El Doctor Kaédi dijo que usted
era de fiar. Esto no debe ocurrir.
    
     Anna mira de reojo a los militares.

     ANNA
Ya sabe en qué trabajaba el
profesor, no puedo contarle nada.

                          EME
                     Soy de fiar, pero no voy a
dejar a un chico que puede
hacer lo que he visto.

     Con una mirada algo enloquecida.

     ANNA
¿Qué has visto? ¿Lo ha conseguido?

Eme niega con la cabeza. Tras un segundo, Anna parece dudar, atrapada en la situación.

                      EME
                 A lo mejor a estos dos les
interesa mi historia más que a ti.

Eme señala con la cabeza a los militares, cada vez más cerca suyo. Anna, con un gesto cada vez más psicótico. Eme se levanta cuando los militares están ya a su lado.
                
                      EME (A un militar)
                 Disculpe. ¿Tiene fuego?

Mientras Eme habla, la reacción de Anna se ha vuelto más exagerada sin que pueda controlar algunos movimientos espasmódicos.

                      MILITAR (Serio)
                 Aquí no se puede fumar.

EME se encoje de hombros y se guarda el cigarrillo. Los militares se alejan mientras Eme se sienta. Anna no puede controlarse. Eme comprende que se le ha ido de las manos y trata de tranquilizarla, hablándole en voz baja.
     
                      EME
                 Tranquila…

El militar vuelve sobre sus pasos al ver que algo le ocurre a Anna.

                      MILITAR
                 ¿Su amiga se encuentra bien?

Eme la coge del brazo levantándola.

                      EME
                 Si, si, esto le ocurre a veces,
sólo tiene que tomar aire.

El militar les mira con recelo mientras salen del comedor.

SEC 29. EXT. DÍA. PARKING.

Anna se va recuperando, apoyada en un vehículo, mientras Eme la mira con cautela.

                      EME
                 ¿Cómo esperas que deje al
chico en tus manos?

    Anna termina de calmarse.

                          ANNA
                     Puedo hacerme cargo.

                          EME
                     No puedes ni controlarte.

    Eme comienza a andar hacia su jeep, Anna le sigue.

                          ANNA
                     Puedo ayudar al chico,
puedo hacerlo.

Eme llega a su jeep.

                      ANNA
                 ¿Qué pasa con el profesor? Sin poder
terminarlo después de tanto trabajo.
               
                          EME (Cansado)
                     Mira, dejémoslo. Yo he hecho mi parte.

Eme abre la puerta trasera de su jeep.

                      EME
                 Sal.

Alex se quita unas mantas de encima y sale del coche. Eme se sube al jeep.

                      EME
                 No creo que lleguéis muy lejos.

Eme arranca. Baja la ventanilla.

                    EME
              Dime una cosa. ¿De que conocías
a Kadei?
        

                    ANNA
              Era su paciente.

Eme parece medio sonreír.

                      EME
                 Lo sabía…

Eme se despide con un gesto.

                      EME
Yo también.

SEC.30 INT. EXT. DÍA JEEP EN CARRETERA    

Eme se aleja solo, conduciendo su Jeep.

Se detiene a un lado de la carretera desierta. Piensa. Golpea el volante y dice un par de tacos. Se queda pensando.


SEC.31 INT. DÍA. DESPACHO KADEI

El Doctor Kadei trabaja en su despacho. Es un lugar con un par de estanterías repletas de libros. La mesa algo desordenada y una pila considerable de papeles. Sobre las paredes alguna pequeña reproducción donde destaca El grito de Munch.

Dos hombres armados entrar sin mediar palabra y comienzan a registrarlo todo. Kadei se quita las gafas y comienza a limpiarlas. Con un discreto movimiento, mueve unos papeles, tapando un afilado abrecartas.
Los soldados encuentran un arma en un cajón de su escritorio, le miran y se la quedan, Kadei se encoje de hombros. Entra Sebastian, vestido con su toga roja, y sin decir nada, se sienta con calma delante de Kadei. Hablan muy civilizadamente.

                      SEBASTIAN
                 ¿Dónde está el chico?

                      KADEI
                 De camino, por supuesto.

                      SEBASTIAN
                 Ya debe saber que se ha dado
la orden. En cuando pasen un
control estarán muertos. Sus
pases no servirán de nada.

Sebastián se acomoda en el asiento, tocando con un dedo los papeles que Kadei tiene sobre su mesa, observándolos con curiosidad.

                      SEBASTIAN
En pocas horas nadie recordará
nada de todo esto.

                      KADEI
                 Es posible.

Sebastián se levanta y habla mientras pasea por el despacho, observando libros y cuadros. Sonríe ligeramente al ver el cuadro de Munch.

                      SEBASTIAN
                 El dolor. No se imagina cómo
hemos refinado nuestro arte.
Llegará un momento en que no
le importará nada, ahí es cuando
comprenderá la maravilla.

Antes de que Sebastian termine de hablar, Kadei coge el pequeño abrecartas de encima de su mesa y se corta el cuello sin que puedan impedirlo. Sebastian mira a los soldados sin inmutarse.

                      SEBASTIAN
                 Idiotas.

Se sienta pensativo delante del cuerpo de Kadei mientras la sangre llena la mesa. Entra Sato, un hombre duro, de unos 40 años, vestido a medio camino entre los sujetos de la secta y los militares, va armado, parece un curtido profesional. Sebastian hace un gesto y los soldados salen.

                      SEBASTIAN
                 Mi querido Sato, estos inútiles
no sirven para nada.

Mientras habla, Sebastián entrega a Sato un dossier.

                      SEBASTIAN
                 Ve al norte. No dejes nada.

Sato abre el dossier que le acaba de entregar y lo mira, una foto de Eme destaca en el informe.

                      SEBASTIAN
                 Aún me pregunto por qué este
hombre.

Sato pasa las hojas.

                      SEBASTIAN
                 Quizá… su mujer…

Sebastián vuelve en sí y habla señalando el informe.

                      SEBASTIAN
                 Cuidado con ese.

Sato asiente con la cabeza y cierra el informe mientras se aleja.

SEC.32 INT. EXT. DÍA. CARRETERA

Anna conduce un pequeño coche por una carretera sin transito alguno, Alex está sentado a su lado. Una rueda se pincha y Anna pierde el control del coche durante un segundo, antes de detenerse tras un frenazo.
Al bajarse ven que la carretera esta llena de extrañas chinchetas triangulares. Les rodean cuatro hombres armados, vestidos con ropa militar y la cara pintada con líneas rojas.

                      HOMBRE 1
                 No mováis un pelo.

Un coche se acerca desde lejos. Es el jeep de Eme. Se detiene a una distancia prudencial, los hombres le apuntan. Eme sale del vehiculo con las manos en alto, también vestido con harapos y con la cara pintada, continúan apuntándole. Ni Anna ni Alex se mueven.

                      EME
                Hey chicos, tranquilos. Yo
también he visto su coche
y pensaba… bueno, habéis
llegado antes.

                      HOMBRE 2
                 ¿Quién eres tu?

                      HOMBRE 1
                 ¿Qué clan?

Eme baja las manos mientras habla y se acerca. Dos de ellos  bajan las armas, pero aun le miran dudando.

                      EME
                 Ya le dije al viejo que desde
lejos no se iba a distinguir
en mi chaqueta el símbolo de…

Ya muy cerca de dos de ellos, reacciona antes de terminar la frase. Alex y Anna se tiran al suelo. Eme, saca rápidamente una pequeña pistola mata uno de ellos mientras se cubre con su cuerpo ante los disparos de los dos hombres más alejados, sigue disparando parapetado. Acaba con todos.

Eme, trata de recobrar el aliento mientras se quita el cuerpo muerto de encima, ayudado por Anna. Aún jadeando, comienza a hablar.

                      EME
           Creo… me debes… explicación.

Anna sigue reticente. Eme recarga la pistola ya con más aliento y seguridad.

                      EME
                 ¿Sabes lo que creo? Creo que
este engendro (Señalando a Alex
cabreado) es el causante de toda
esta mierda y si me lo cargo
puede que se termine.

                      ANNA (Calmándolo)
                 Vale, vale.

Anna baja la pistola de Eme.

                      ANNA
                 No es él, de verdad. Pero parece
 que puede encontrar el origen.

Eme parece algo escéptico. Mira a Alex serio, resistiéndose.

                      ANNA (Convenciéndole)
                 Es el único que lo resiste,
ya lo viste.

Eme respira conteniéndose, más tranquilo.

SEC.33 EXT. ATARDECE. COLINA.

A través de unos prismáticos alguien mira una hoguera encendida con el coche y los cuerpos de los hombres que Eme mató.
La mirada se aleja de la hoguera hasta dar con Eme, Anna y Alex, lejos del fuego, llegando y subiendo al Jeep de Eme. Los prismáticos los sujeta Sato. Sube a una moto, clásica pero remodelada. Arranca y se pierde en la distancia, acelerando rápidamente.

SEC.34 EXT. ATARDECE. CARRETERA.

En el jeep que Eme conduce, Alex va sentado delante y Anna detrás, mientras avanzan por una carretera.

                      EME
                 ¿Cómo puedes estar tan segura?

Eme señala hacia atrás sin volverse mientras habla.

                      EME
                 Por lo que a mí respecta, no
pienso dejar a esta cosa suelta.
(Indiferente)O me lo cargo o
le ayudo.

Anna resopla negando con la cabeza mientras desenvuelve una especie de barrita de alimento.

                      ANNA
                 ¿No ves que es demasiado mayor?
Las oleadas comenzaron hace unos
cinco años y Alex tiene unos 16.
Al menos esa es la teoría.

Anna da un bocado y le pasa la barrita a Alex quien la coge.

                      ANNA
¿Por qué crees que el profesor
no lo hubiera matado?

                      EMME
                 Yo que sé. Pregúntaselo a él,
y de paso pregúntale porqué
me metió a mí en esto.

                      ANNA                
Cierto.

                      EME
                 ¿Qué?

Eme conduce un poco más violento, acelerando

                      ANNA
                 Nada.

                      EME
                 ¿Cómo que nada? ¿Qué pasa conmigo?

                      ANNA
                 No entiendo por qué el profesor
querría que tú participaras en
todo esto. (Recordando) Ah, sí…
No quería. Tú sólo tenías que
entregármelo.

                      EME
                 Eso no es lo que me dijo a
mí. Dijo que yo tenía que decidir.

                      ANNA
                 ¿Decidir qué?

Anna resopla, incrédula. Hay una pausa incómoda.

                 EME
                 ¿Cómo puedes estar tan segura de Alex?

                 ANNA
                     No puedo. Es sólo una teoría.

    Eme resopla imitando el anterior gesto de Anna.

SEC.35 EXT. ATARDECE. PUESTO DE CONTROL.

El jeep de Eme llega a un puesto de control con dos hombres armados. Una sólida valla cruza el camino. Detiene el coche mientras uno de los soldados se acerca. Eme les da los pases.

Mientras uno los comprueba por radio, el otro rodea el coche mirándolo. Se para detrás del coche. Eme ve que el soldado que habla por radio lleva una pequeña insignia de la secta en la chaqueta. El soldado que comprueba los papeles mira hacia ellos sin dejar de hablar por radio. El soldado tras ellos sujeta el arma que lleva. El otro soldado cuelga y se acerca con sus documentos, sujetando su metralleta tras los papeles.
Mientras el soldado le sonríe falsamente, ya muy cerca del coche Eme abre la puerta golpeando al que se acercaba por adelante mientras dispara al soldado de atrás con una pistola. Le alcanza en una pierna. Arranca el coche, acelera y rompe la valla. Los soldados disparan al vehículo mientras se aleja. El cristal trasero se hace añicos pero nadie resulta herido.

SEC.36 EXT. ANOCHECE. PUESTO CONTROL.

Sato llega en moto al puesto de control. Uno de los solados está terminando de vendar la pierna a su compañero. El soldado le da el alto, este se detiene y entrega sus papeles. Comprueba por radio, cuelga y aparta la improvisada nueva barrera. Cuando Sato ha pasado, desengancha una granada de entre su ropa, y sin detenerse, la lanza dentro del puesto. El pequeño puesto salta por los aires matando a los soldados. Sato no se inmuta mientras acelera.

SEC.37 EXT. NOCHE. CARRETERA

Eme conduce por una carretera llevando las luces puestas. Sin previo aviso apaga las luces y gira el volante saliendo de la carretera. Comienzan a dar botes a bastante velocidad mientras Eme habla a gritos.

                      EME
                 Dime por qué debo de protegerle.
¿A lo mejor quieren matarlo para
terminar con esto?

                      ANNA
                 ¿No lo entiendes? La secta nunca
lo mataría, ellos quieren que
esto continúe.

                      EME
                 O a lo mejor todo esto es
una puta farsa para utilizarme.

Mientras grita, Eme acelera. Anna y Alex tratan de agarrarse. Se encuentran en una zona donde comienza a haber más vegetación. El coche se pierde en la oscuridad.

SEC.38 EXT. AMANECE. ZONA ARBOLADA.

El Jeep está detenido cerca de una zona arbolada. El motor parece haberse quemado. Un leve humo gris surge bajo el capó. Eme baja del jeep y abre el capó, dispersando el humo con la mano. Alex se baja del coche y se aleja unos metros. Se sienta de espaldas a ellos.
El silencio comienza a hacerse mientras Alex mantiene una quietud irreal y su respiración comienza a escucharse por encima del silencio. Eme parece señalar a Alex mientras le pregunta algo a Anna, sin que se escuche palabra alguna, a una irreal lentitud. Anna mira a Alex y hace un gesto a Eme para que se mantenga alejado mientras responde. Sobre la respiración de Alex, Eme y Anna terminan de ocultar el coche como pueden, con ramas y arbustos. Eme abre el maletero y los maletines que hay en él. Con mochilas y armas al hombro, Anna se acerca a Alex y toca su hombro. Todo vuelve a escucharse y a transcurrir normalmente. Alex se levanta, coge una mochila y comienzan la marcha.

SEC.39 EXT. MAÑANA. CLARO.

Se detienen en un rincón apartado, al lado de un árbol. Eme prepara una hoguera. Alex comienza a pelar una rama. Alex levanta la cabeza, como percatándose de algo. Ante el gesto, Eme y Anna le miran atentos.

                      ALEX
                 Cuidado.

                      ANNA
                 Las armas.

Eme y Anna se quitan las armas del hombro y las lanzan lejos. Una nueva oleada se sucede. Todo parece ralentizarse mientras el agudo sonido comienza a crecer. Eme se queda paralizado. Anna comienza a gritar. Eme extiende el brazo en tensión sobre la hoguera, Alex se lo retira.

                      ALEX
                 Respira.

Tras unos segundos el pulso cesa. Se recuperan lentamente tras el shock. Eme recupera su arma.

                      EME
                 ¿Por qué él si puede? ¿Qué
le hace tan especial?

Alex continúa pelando la rama, de forma cuidadosa, dándole forma.

SEC.40 INT. DÍA. INSTALACIONES INVESTIGACIÓN.

Un Doctor Kadei algo más joven junto a otro sujeto al lado de un cristal que da a una sala esterilizada, de iluminación verdosa, donde se encuentra un Alex, también más joven. Alex, perfectamente consciente, respira profundamente. Su respiración es lo único que se oye mientras es atravesado por diferentes agujas en las manos, cara, piernas

SEC.41 INT. DÍA. DESPACHO KADEI.

Alex habla tumbado en un diván, no se escucha lo que dice, sólo su respiración constante. Sentado tras su mesa se encuentra Kadei, observándole. Kadei le regala un cachorro de perro.

SEC.42 INT. DÍA. CUARTO ALEX.

Alex medita con los ojos abiertos mientras una cámara le graba. Su respiración vuelve a encajar con lo que se escucha.

SEC.43 INT. DÍA. PEQUEÑO GIMNASIO.

Alex corre en una cinta de entrenamiento mientras sus constantes son controladas. Su respiración sigue sin alterarse.

SEC.44 INT. DÍA. SALA PRÁCTICAS.

Dibuja un elaborado símbolo en el suelo, que le ha llevado, por su tamaño, muchas horas. Sólo su respiración puede escucharse.

SEC.45 INT. DÍA. SALA ESTUDIO.

En una pequeña sala de estudio con algunas estanterías llenas de libros, otro profesor expone en una pizarra conceptos sobre arte, literatura, biología.

SEC.46 EXT. DÍA. EXTERIORES DE INSTALACIONES.

Alex frente a su cachorro, sujeta una antigua pistola. Apunta hacia el cachorro mientras el animalillo pone cara de inconsciencia. Alex dispara. Tras él, Kadei y otro profesor están escoltados por guardias. Kadei pone una mano en el hombro de Alex y vuelven a dentro.

SEC.47 INT. DÍA. SALA PRÁCTICAS.

Alex borra con una pasada de su mano el dibujo que tantas horas debía haberle costado realizar. Se escucha la pasada de su mano sobre la superficie junto a su respiración constante.

SEC.48 INT. DÍA. HOSPITAL.

Alex está sentado frente a un anciano en sus últimos momentos, sujetándole la mano. De pie, tras él, está Kadei. El anciano exhala su último aliento. Kadei y Alex no se inmutan. Solo la constante respiración de Alex se escucha.

SEC.49 INT. DÍA. CUARTO ALEX.

Alex sigue meditando. La respiración vuelve a corresponderse con lo que escuchamos. Alex cierra los ojos.

SEC.50 EXT. MAÑANA. CLARO.

Todos parecen cansados. Alex se levanta y coloca más ramas en el fuego. Eme niega con la cabeza. Eme mira con odio a Alex.

                      EME
¿Y si fuera él?

Eme sujeta a Alex y le encañona.

                      EME
                 ¿Por qué no cargármelo ahora?

Anna contesta inmediatamente.

                      ANNA
                Porque no estás seguro.

Eme duda, le tiembla el puso. Eme le suelta. Alex no parece afectado, recoge la rama que había estado pelando y dibuja con ella una flecha en el suelo.

                      ALEX
                 Ha venido de allí.

Eme niega con la cabeza, resoplando y recogiendo su mochila y arma.
     
                      EME
                 Maldito Kadei.

Se pone en marcha, seguido de Alex y Anna. Eme murmura por lo bajo con desprecio, negándose.

                      EME
                 Un niño de seis años dice.

SEC.51 EXT. ATARDECE. CAMINO.

Silvia y Gael están parados en un sendero en medio del bosque cercano a su cabaña. Silvia parece cansada mientras le cura la rodilla a Gael, quien parece haberse herido al caer mientras andaba.
Al les está espiando, aún parece recuperarse de la oleada. Mirando desde unos arbustos parece comprender la relación entre Gael y las oleadas.
Silvia ve un pequeño hilo de pescar atravesado en la carretera, lo coge un segundo, lo sigue con la mirada y parece comprender, conteniéndose ante el impulso de mirar alrededor. Silvia se levanta.

                      SILVIA
                 Vamos Gael.

Gael se levanta, andando junto a ella, sin darse la mano.

SEC.52 EXT. DÍA. CONTADOR DE OLEADAS.

A una velocidad irrealmente lenta, unas manos de anciano sustituyen el último número de un gran contador que marca 793 por un 4.

SEC.53 EXT. AMANECE. PARAJE.

Eme, Alex y Anna van andando por un paraje con algo de vegetación, árboles, pequeñas elevaciones y depresiones hacen que no pueda verse más allá de unos metros.
Eme se detiene, parece haber escuchado algo.

                           EME
                      Esperar aquí.

Se aleja de ellos perdiéndose de vista. Anna y Alex no hacen más que mirar en todas las direcciones, alrededor de ellos. Tras unos segundos de tensión, un pequeño ruido hace que se den la vuelta. Sato aparece delante de Anna y Alex, buscando a Eme, lleva un arma en la mano, pero la mantiene baja.

                           SATO
                      ¿Dónde está?

Eme le sorprende por detrás cuando quiere darse cuenta. Pelean. Anna ayuda a Eme tratando de sujetar a Sato, pero recibe un golpe y cae. Sato dispara a Eme en la pierna mientras Eme consigue desarmarle. Caen al suelo. En el suelo, se suceden golpes. Eme consigue sujetarle del cuello. Le asfixia.

                      SATO
                 Yo… lo…

Sato muere. Eme se pone de pie mientras recupera el aliento.

SEC.54 INT. DÍA. SALA DE REUNIONES SECTA.

En un gran edificio medio derruido algunos militares vigilan la zona. Dentro hay una reunión entorno a una mesa rectangular. En la cabecera de la mesa no hay nadie sentado. Al lado de la cabecera, una pequeña bandeja llena de pequeñas vendas. Diferentes líderes de la secta, cada uno con pequeñas variantes del símbolo sobre sus togas, se sientan alrededor. Entre los rumores de sus voces destacan algunas frases.

                      LIDER 1
… la milicia… 

     LIDER 2
… lo ocurrido en el complejo…

     LIDER 3
… nuestra influencia…
   
Sebastian entra en la sala. Algunos de los asistentes se                       ponen en pie, otros no.

                      SEBATIAN
                 Hermanos.

Sebastian asiente con la cabeza y los que están de pie se sientan. Sebastian permanece en pie. Todos sacan pequeños cuchillos de entre sus togas, muy similares pero con pequeñas diferencias. A la vez, todos se realizan pequeños cortes en el brazo, unas gotas de sangre de cada uno caen a la mesa. Sebastian coge la bandeja con las vendas. Avanza ofreciendo una venda a cada uno. Habla mientras va rodeando la mesa.

                      SEBASTIAN
                 Estamos en un momento muy especial,
se nos han ofrecido tres milagros
en muy poco tiempo.

                      LIDER 1
                     Si... pero, ¿a qué viene este
cónclave de emergencia?

                      SEBASTIAN
                 Algo nos amenaza. Quizá el primer
peligro real desde que empezó el
milagro, hace ya casi seis años.

Las vendas que se han puesto los primeros van calando con la sangre a través de las vendas, formando los diferentes símbolos que llevan en sus togas.

     LIDER 2
¿Peligro? ¿Qué peligro?

                      LIDER 1
                 ¿Tiene que ver con el complejo
científico…?

Sebastián pasa por detrás del Líder 1 mientras corta su frase y le entrega una venda.

                      SEBASTIAN
                 Esos rumores sobre unos incidentes
no son más que habladurías. No creo
que ninguno de nosotros (mirando alrededor) se atreviese a actuar contra los científicos sin un acuerdo en éste,
nuestro cónclave. (Gesticulando con la mano)

Algunos de los presentes miran alrededor.

                      SEBASTIAN
                 El peligro es mucho más tangible.
                 Se trata de nuevo de los exiliados.
                 Esos grupos de asesinos sin control.

                      LIDER 2
                 Según los últimos informes no
son una gran amenaza.
                
                      SEBASTIAN
                 No os dejes engañar por las
apariencias, son una amenaza muy
real y su ataque es inminente.

                      LIDER 1
                 ¿Ataque? ¿Qué ataque?

                      SEBATIAN
                 Según los informes que recibirán,
han incendiado coches e incluso
han osado atacar uno de nuestros
puestos de carretera. Eso no es
todo. Su ataque es inminente.                 
Sebastián coge aire, solemnemente continua hablando.

                      SEBASTIAN
                 Debemos hacernos con el control.

Todos los asistentes se remueven en sus asientos, inquietos.
                      LIDER 2
                 ¡Es pronto!

                      LIDER 1
                 No creo que estemos preparados
para asumir el control.

     SEBASTIAN
Yo creo que sí. Necesitamos esos
recursos para reprimir y adoctrinar
a los exiliados.

     LIDER 3
Votemos… (Tras un segundo) A favor.

    Algunos levantan la mano.

                          LIDER 2
                     En contra.

    Una mayoría evidente levanta la mano.
               
                          LIDER 1
                     Sin embargo no creo que ninguno
rechace el uso de todos los medios
que consideres oportuno para
reprimir a los exaltados.

Todos afirman por lo bajo. Las comisuras de los labios de Sebastián muestran una leve sonrisa de victoria.

                      SEBASTIAN
                 Con medios suficientes podré
resolver la crisis.

                      LIDER 2
                 Confiamos en tu medida, hermano.

Todos asienten.

SEC.55 EXT. DÍA. CAMPAMENTO AL.

Al está en uno de los campamentos militares. Observa de pie, mientras come una manzana, uno de los carteles en los que aparece Alex, se le busca vivo o muerto. Acompañado y peligroso, aparece escrito.

SEC.56 EXT. DÍA. CAMINO MONTAÑA.

En un sendero de una montaña Eme avanza, andando torpemente. Esta casi desmayado a causa de su herida. Avanzan como pueden, entre Anna y Alex lo llevan como pueden, haciendo que se apoye en sus hombros. Pierde el conocimiento.

SEC.57 EXT. INT. DÍA. ENSOÑACIÓN.

Diferentes ensoñaciones de exiliados, hombres armados vestidos con uniformes verdes muy desgastados por el uso. Estos hombres ayudando a llevar a Eme, mientras su consciencia va y viene. La cara de Anna cuidándole aparece entre sueños.

SEC.58 INT. DÍA. CELDA.

Eme despierta en una celda, vendado y débil. Se toca la cabeza, se mira la herida vendada, se incorpora y comprueba donde está. Un guardia armado vigila la celda dándole la espalada.

                           EME
                      ¿Hey, amigo… dónde estoy?

No hay respuesta. Eme mira de nuevo alrededor. Se toca la cabeza.

                           EME
                      ¿Tienes una aspirina?

No hay respuesta.

                           EME
                      ¿La familia bien?

Vuelve a la cama, se tumba y vuelve a dormirse.

SEC.59 INT. EXT. DÍA. SUEÑO: PISO FAMILIAR.

Un soleado día donde las cosas se mueven a una lenta e irreal velocidad. En un pequeño cuarto de baño, una mujer de aspecto descuidado se mira al espejo mientras se mueve, balanceándose neuróticamente.

SEC.60 INT. NOCHE. RECEPCIÓN BIBLIOTECA.

Un hombre sentado en una silla de espaldas al mostrador. Es la recepción de una biblioteca. Se trata de Willy, un hombre mayor, de aspecto astuto y severo. Una leve luz ilumina algo que está leyendo. Se trata del cartel con la foto de Alex donde se recompensa su captura. Dos leves golpes sobre la mesa advierten de que alguien está al otro lado.

                      Hombre
                 ¿Has decidido ya qué vamos
a hacer con ellos?

Mientras gira la silla de ruedas en la que se sienta.

                      Willy
                 Sí.

SEC.61 INT. NOCHE. PASILLO DE BIBLIOTECA.

Eme anda escoltado entre dos hombres, parece estar mejor.

                      EME
                 ¿Y la comida? Porque en el
campamento nos sirven una bazofia…

Los dos hombres que le escoltan no parecen escucharle. Le llevan esposado. Llegan al centro de la biblioteca cuando Eme deja de hablar.

SEC.62 INT. NOCHE. CENTRO DE BIBLIOTECA.

En el centro de esta biblioteca hay un pequeño círculo en alturas a modo de senado romano. Willy esta allí, en silla de ruedas. Eme llega escoltado. Sus guardias se detienen.

                      WILLY
                 Hola Eme.

                      EME
                 Hola…

Willy le enseña el cartel de búsqueda de Alex. Tras un momento de silencio, habla cansadamente, convenciéndose a si mismo.
     
                      WILLY
                 Os voy a entregar. No es nada
personal.

Eme respira sonoramente, casi riendo y mirando a sus guardias.

                      WILLY
                 Así podremos pactar un buen
trato, ahora que la secta…
(dolorosamente) esta ganando
tanta influencia.

Anna entra moviéndose con seguridad y se pone al lado de Willy, apoyándose en su hombro. Anna parece extraña, su personalidad que parece diferente, algo neurótica. Willy da unas leves palmadas sobre la mano apoyada de Anna mientras habla.

                      WILLY
                 Gracias a Anna, a lo mejor
aún tenemos alguna oportunidad.

Anna y Willy se sonríen con confianza. Anna habla a Eme, sinceramente.

                      ANNA
                 Lo siento. Así es la vida.

SEC.63 INT. DÍA. COMEDOR CAMPAMENTO.

En un comedor donde se distribuyen alimentos, Al trabaja comprobando una lista conforme la gente avanza y se les entregan paquetes de diferentes tamaños tras mirar sus documentos. Silvia, es la siguiente.

                      SILVIA
                 ¿Puedo hablar contigo?

Al mira a su compañero.

                      COMPAÑERO
                 No hay problema.

Mientras Al se aparta del puesto y su compañero le releva.
     
                      AL
                 Gracias.

Se alejan unos metros mientras el compañero de Al sigue comprobando la lista. A unos metros, Silvia le dice algo inaudible. Al afirma discretamente.

SEC.64 EXT. INT. DÍA. CABAÑA SILVIA.

La puerta de una cabaña se abre desde un interior oscuro. Silvia es quien la abre. Al otro lado está Al, a quien invita a entrar, lleva una caja con alimentos.

                      SILVIA
                 ¿Por qué no saludas a nuestro
invitado? Dale un beso, Gael.

Al se sorprende. Tras un segundo de duda asiente lentamente bajo la atenta mirada de Silvia. El tiempo parece ralentizarse mientras Gael se acerca.
Por detrás, antes de que toque a Gael, Silvia apuñala a Al varias veces. Mientras esta agonizando en el suelo, agarra fuertemente Gael, de una pierna.
Súbitamente un agudo sonido crece. Todos se ponen a gritar, incluido Al, hasta que muere. Le suelta la pierna, pero Gael sigue golpeándose la cabeza con una mano y gritando.

SEC.65 INT. DÍA. CELDA.

El agudo tono no se detiene. Eme se aferra fuertemente a los barrotes de su celda, conteniéndose como puede. El guardia ha caído al suelo y patalea. Alex llega como si nada por el pasillo, levanta el arma del guardia, apartada unos metros. Abre la puerta y lleva el arma a Eme.
La oleada cesa. Eme se repone antes que el guardia, sujeta rápidamente el arma y le apunta. El guardia sigue en el suelo, y lentamente, conforme se recupera, levanta las manos.
Anna aparece al lado de la celda corriendo, cogiendo aliento. Eme la apunta con el arma. Anna señala hacia un lado.

                      ANNA
                 Es por este lado.

Eme duda un par de segundos. Unas voces comienzan a escucharse, algunos lamentos y gritos. Eme mira a sus lados y duda. Baja el arma y asiente, siguiéndola.

                      ANNA
Tenía que hacerlo.

Anna le entrega el moderno rifle que antes llevaba y Eme se lo cambia por el que acaba de conseguir.

SEC.66 INT. DÍA. BIBLIOTECA.

Mientras Eme, Alex y Anna recorren la biblioteca, la gente a su alrededor aún sigue muy afectada. Hay heridos y gente ayudándose. Un guardia los mira de reojo mientras ayuda a otro hombre y les habla.
                     
                      GUARDIA
                 ¿Quiénes sois vosotros?

Hacen como que no le escuchan, no se detienen. El hombre levanta la voz

                      GUARDIA
                 ¿Eh?

Nadie le hace caso y se pierde en el caos reinante.

SEC.67 EXT. DÍA. ENTRADA BIBLIOTECA.

Cuando alcanzan la salida, en las escaleras de la biblioteca, un guardia les corta el paso. Eme lo empuja y echan a correr terminando de bajar las escaleras. Otros guardias próximos se dan cuenta y les persiguen.
Alex, Eme y Anna corren hacia un lugar con diferentes vehículos. Se tiran al suelo, arrastrándose entre los coches. Se detienen al lado de un sidecar.

                      ANNA
                 Yo me quedo.

                      EME
                 Te matarán.

Anna no se mueve.

                      ANNA
                 Me quedo.

Eme se monta en el conductor. Alex se sube.

                      ANNA
                 Si ha sobrevivido es gracias
a su madre. No lo olvides.

Eme asiente, arranca y acelera. Los guardias localizan entonces dónde se encuentran. Alejándose en el sidecar, Alex se gira y ve como golpean a Anna, tirándola al suelo. Eme le oculta, haciendo que agache la cabeza.

                      EME
                 No te asomes.

Mientras habla, Eme no aparta la mirada del retrovisor.

SEC.68 EXT. ATARDECE. CARRETERA.

En una carretera de tierra y polvo, el sidecar está escondido bajo unos matorrales. La cara de Eme muestra cansancio, pero está alerta, mira a Alex de vez en cuando, midiéndole, observando su comportamiento.

                      SEBASTIAN
¿Te has fijado en la fecha
en que se suicido su mujer?

Eme parece más cansado.

                      SEBASTIAN
                 Anterior al primer pulso.

Alex y Eme andan hacia la maleza.

                      EME
                 ¿Estamos lejos?

Alex se detiene. Han llegado a lo alto de una colina. Ambos miran hacia el horizonte.

                      ALEX
                 Sí, bastante.

Continúan avanzando descendiendo la colina y perdiéndose en el horizonte.

SEC.69 EXT. DÍA. MONTAÑA.

Un conejo mastica hierba. El sonido de profunda aspiración.  Una flecha atraviesa al conejo. Alex expira, bajando el arco tras haber lanzado. Parece mayor, el pelo le ha crecido.
Eme se le acerca, lleva barba y las ropas medio rotas han ido sustituyéndose por pieles de animales y parches. Alex además del arco lleva al hombro un rife. Eme recoge el conejo.

SEC.70 EXT. DÍA. ORILLA RIACHUELO.

En una orilla de un riachuelo, bajo un árbol, rodeados de otras plantas. Alex y Eme están sentados de rodillas con los ojos abiertos y completamente quietos. Parecen estar meditando. Respiran profundamente.

SEC.71 EXT. NOCHE. HOGUERA.

Alex y Eme están cerca de una pequeña hoguera, rodeados de oscuridad. Eme prepara el conejo. Lo desolla, lo atraviesa con un palo mientras habla de forma algo paranoica, para sí.

                           EME
                 Porque nosotros tenemos… una
misión y cuando termine… cuando
termine, será como si nada.
Nada de nada. Nada de eso. Como
un mal sueño vacío.

Eme coloca el conejo sobre la hoguera.

                           ALEX
                 ¿Lo harás, verdad?

Eme le mira agresivamente, hablando por lo bajo, pasa sí.

                           ALEX
                 El doctor dijo que sólo tú podías
hacerlo.

Eme se levanta y se mueve, dando vueltas sobre el mismo sitio mientras habla.

                           EME
                 No tienes ni idea. Ni idea. Dijo
que podía decidir. Nada más.

Eme habla de nuevo pasa sí, con la mirada perdida en el fuego.

                           EME
                 La madre del niño es la clave…
ella lo sabe. La madre…

Alex mira hacia un lado, respirando el aire de la noche.

                           ALEX
                 Estamos cerca.

SEC.72 INT. DÍA. SUEÑO: PISO FAMILIAR.

Un día soleado. La mujer que se movía neuróticamente, se corta las venas. Una pequeña niña está a su lado, muerta.
A una extraña e irreal velocidad Eme entra en la casa. Se echa al suelo para coger en sus brazos a la niña. A su lado queda la mujer, también muerta.
Un eco irreal surge y crece antes de detenerse de forma abrupta.

SEC.73 EXT. DÍA. POSADA CRUCE DE CAMINOS.

Alex y Eme llegan a una pequeña posada con dos guardias no militares a la entrada. Les saludan con indiferencia mientras entran.

SEC.74 INT. DÍA. POSADA CRUCE DE CAMINOS.

Al entrar saludan. Hay varios hombres. Algunos beben en unas mesas de metal, otros les miran. Llegan al mostrador.

                      EME
                 Hola.

                      DUEÑO
                 Bienvenidos.

Sin decir nada más, Eme coloca un pequeño pañuelo lleno y lo desenvuelve, revelando un montón de casquillos usados. El dueño asiente, confirmando su interés.
Alex pasa su mirada por todo el local hasta dar con los tipos de aspecto agresivo, que siguen sin moverse. Eme coloca un montón de pieles sobre la mesa.

                      DUEÑO
                 Del 42, ¿verdad?

                      EME (Asintiendo)
                 También  hipervitaminas. Las que
tengas.

El duelo coloca sobre la mesa una caja de balas y unas pastillas en un bote.

     EME
¡¿Sólo esto?¡

                      DUEÑO
                 No encontrarás nada mejor
por aquí amigo.

Eme gruñe por lo bajo. Eme, con desgana extiende la mano al  dueño quien se la estrecha. Recoge las balas y las pastillas. Salen del local, saludando con la cabeza a los hombres que beben un último trago mientras no les quitan ojo.

SEC.75 EXT. DÍA. POSADA CRUCE DE CAMINOS.

Eme y Alex salen del lugar, saludan a los guardias. Conforme se alejan, dos hombres armados salen por la misma puerta. Alex gira la cabeza para ver como los dos hombres se detienen y, haciéndose los distraídos, hablan con los guardias. Uno de los guardias les da fuego.

Alex y Eme se alejan unos cientos de metros. Los dos hombres les siguen, ahora más cerca. Ambos reaccionan rápido y profesionalmente, Eme cubre a Alex mientras disparan sin que los otros puedan apenas sujetar sus armas. Una vez abatidos se acercan a ellos. Apartan las armas de sus cuerpos con los pies y se llevan la munición. Eme cachea a uno, encontrando el papel de Se busca donde aparecen las caras de Eme y Anna.

                      EME
                 Parece que al final ella
sobrevivió.

Eme, algo sonriente, enseña la hoja a Alex.

                      ALEX
                 O eso es lo que quieren que
creamos.

SEC.76 EXT. NOCHE. CUEVA.

En un hueco de roca Alex y Eme cenan al lado de una hoguera. Alex gira repentinamente la cabeza hacia el horizonte y habla en un tono neutro, sin emoción.

                      ALEX
                 Prepárate.

Eme deja de masticar, traga. Respira profundamente. El agudo tono crece desde el silencio haciéndose cada vez más intenso. Eme soporta parcialmente la presión. Al final, cuando el sonido está cesando cae al suelo, apretando sus puños. Alex no se inmuta. Eme se repone, se levanta pesadamente, y habla, aún recobrando el aliento.

                      EME
                 ¿Ha venido de allí?

Eme señala hacia el exterior, en la cara opuesta a la roca. Alex asiente con la cabeza. Frente a la cueva, en un valle, unos focos iluminan un campamento militar junto a un gran bosque.

                      ALEX
                 Aquí es.

Eme y Alex miran el campamento.

                      ALEX
Eme, esto no es como lo de
tu hija. Esto hay que hacerlo.

                      EME
                 Déjame en paz.

Tras un segundo de silencio, Alex le mira.

                      ALEX
¿Lo harás?

SEC.77 EXT. DÍA. AFUERAS CAMPAMENTO.

Alex y Eme, tirados en el suelo, miran un campamento controlado por militares con unos pequeños prismáticos.

                      ALEX
                 Está cerca.

Esperan en una pequeña trinchera natural, a una centena de metros de la entrada.

SEC.78 EXT. ATARDECE. AFUERAS CAMPAMENTO.

Eme espera, nervioso. Cuando Alex hace una señal, Eme se pone alerta, respira profundamente. A otra señal de Alex ambos salen corriendo de la trinchera. Un pulso comienza. El sonido comienza a crecer de nuevo. Los guardias tiran sus armas lejos, pero a uno de ellos, nervioso, se le queda enganchada el arma. Todos caen, se golpean, gritan… Eme consigue sobreponerse y continúa corriendo junto a Alex. Los guardias ni los miran, todos están bajo la influencia de la oleada, el soldado con el arma empieza a disparar ha todos lados.

SEC.79 EXT. ATARDECE. INTERIOR CAMPAMENTO.

Alex y Eme continúan corriendo hacia dentro cuando uno de los disparos alcanza a Alex en la espalda. Eme se detiene y pierde el control bajo la oleada, horrorizado. A Alex sigue sin afectarle, pero no puede moverse y pierde sangre. El pulso cesa mientras Eme se acerca a Alex y lo sujeta. Alex levanta levemente una mano, señalando a una mujer de pie, paralizada por el terror. Es Silvia. Eme mira la mujer un segundo, antes de volver a Alex.

                      EME
                 Tranquilo, tranquilo.

Alex intenta hablar pero no puede decir nada antes de morir. Los soldados se echan encima de Eme, completamente hundido.

SEC.80 INT. DÍA. SALA COMUNICACIONES.

Una máquina algo desfasada imprime un breve texto. Alguien arranca la hoja de papel, la lee un instante y desparece.

SEC.81 INT. DÍA. PASILLOS SECTA.

La mano con la hoja se desplaza en alto a lo largo de varias puertas y controles de soldados que la miran.

SEC.82 INT. DÍA. DESPACHO SEBASTIAN.

La mano deposita la hoja en una mesa donde Sebastian, con gafas, la coge entre sus manos y la lee.

SEC.83 INT. EXT. DÍA. CAMIÓN MILITAR.

Eme es trasladado en un camión militar, tiene un aspecto horrible, deprimido y exhausto. Cinco soldados le custodian. Dos de ellos tienen el arma de Eme en las manos y a miran con codicia.

                      SOLDADO 1
                 ¿Habías visto algo así?  

                      SOLDADO 2
                 Nunca.

                      SOLDADO 1
                 Eh tu. (A Eme) ¿De dónde has
sacado esto?

Eme está traumatizado, sin hablar ni moverse.

SEC.84 INT. DÍA. PISO FAMILIAR.

Eme sujeta el cuerpo de su hija, abrazado. Su mujer esta a su lado, muerta. Por la ventana entra el sonido de niños jugando y se acrecienta.

SEC.85 EXT. DÍA. PISO FAMILIAR.

Los niños juegan en el parque cercano. Fuera del edificio todo es normal. En el barrio no ocurre nada excepcional.

SEC.86 EXT. DÍA. CEMENTERIO.

Eme vestido con traje negro solo ante un par de sobrias lápidas. Lleva una parte de la camisa por fuera y barba de unas semanas. Deposita unas flores, saca una pequeña botella de alcohol de su bolsillo y bebe.

SEC.87 INT. EXT. DÍA. COCHE/CALLE.

Eme sujeta fuertemente el volante de su coche. Eme vestido de negro, está conduciendo su coche por las calles de una ciudad. Bebe con los ojos enrojecidos. Alrededor el mundo es normal, la gente anda por las calles, los niños juegan.

Eme detiene su coche y bebe de nuevo. El tono que define el inicio de los pulsos comienza. Eme aprieta fuertemente el volante de su coche mientras los gritos de la gente crecen. Un fogonazo de luz junto al sonido de un disparo.

SEC.88 INT. EXT. DÍA. CAMIÓN MILITAR.

Eme vuelve en sí mientras el camión arranca, se toca la barba, percatándose de su longitud. Mira hacia fuera por la parte trasera del camión, a diferentes personas de ese campo de refugiados. Entre ellos ve a una mujer, es Silvia, la madre de Gael, oculta, alejada de los demás. Eme parece reconocerla cuando la mira, pero no reacciona inmediatamente.
Mira al suelo, luego a los soldados que le escoltan y luego de nuevo al suelo, sin creérselo, pero afirmando con la cabeza. Mira su reloj de pulsera, lo palpa, asegurándose. Mira luego su arma, al fondo del vehículo.

                           EME
                      ¿Tienes fuego soldado?

Mientras uno de ellos busca en su bolsillo Eme se mueve rápido, consigue dejar a dos fuera de combate. Salta por la parte trasera del camión mientras pulsa su reloj. El arma de Eme pita agudamente mientras un sorprendido soldado se vuelve y la mira antes de explotar destrozando el camión.

SEC.89 EXT. DÍA. CAMINO.

Eme sale volando y cae dando vueltas. Se incorpora y se adentra en la vegetación.

SEC.90 INT. DÍA. PASILLOS SECTA.

Sebastian lleva una toga con algunos accesorios que sugieren autoridad militar. Se desplaza siguiendo a un militar a paso ligero a lo largo de pasillos con soldados que se cuadran a su paso.

SEC.91 INT. DÍA. SALA COMUNICACIONES.

Llegan a una sala con diferentes aparatos de comunicación. Cerca de un panel de control un operador transcribe y habla. Todos se cuadran a su llegada. A un gesto de Sebastian, vuelven a sus puestos. Sebastian toma el comunicador.

                      SEBASTIAN
                 Informe de la situación.

                      SOLDADO (RADIO)
                 El sujeto ha huido, ha terminado
con la escolta. Repito, el sujeto
ha huido.
                
                      SEBASTIAN
                 Les haré personalmente responsables.
No hay excusas. Encuéntrenlo.

Sebastián cuelga el comunicador. Sebastián habla a uno de los soldados cercano, sin mirarle.

                      SEBASTIAN
                 ¿Cuándo llegará el equipo de elite?

El soldado duda un segundo antes de responder.

                     SOLDADO 2
                 Dos horas.

Sebastián se retira. Todos se levantan. Dos soldados respiran mirándose aliviados.

SEC.92 EXT. DÍA. CAMINO BOSQUE.

Eme, escondido entre la vegetación avanza como puede. A unos poco metros escucha algo. Es Silvia en el camino hacia su casa. Se escuchan voces de soldados acercándose, peinando el bosque. Eme se adentra más en la maleza, quedando oculto. Los soldados encuentran a Silvia. La encañonan.

                      SOLDADO 1
                 Las manos en alto.

Silvia mantiene las manos levantadas. El soldado a su lado saca una foto de entre su uniforme.

                      SOLDADO 2
                 ¿Ha visto a este sujeto?

Silvia niega con la cabeza.

                      SOLDADO 1
                 ¿Seguro?

Silvia mira hacia abajo mientras asiente con la cabeza. Se ponen de nuevo en marcha tras mirar a Silvia con desprecio.

SEC.93 EXT. DÍA. CERCANIAS CASA SILVIA.

Eme sigue sigilosamente a Silvia hasta la casa. Ella se muestra cautelosa. Cuando la casa se vislumbra a lo lejos, Silvia mira hacia atrás, directamente hacia donde está Eme escondido. Eme se oculta y cuando vuelve a asomarse, Silvia mira en otras direcciones.
Silvia continúa caminando. En el lugar cae un silencio antinatural. Eme continúa acercándose a la casa.

SEC.94 EXT. DÍA. CASA SILVIA.

Silvia sale de la casa con Gael agarrado del brazo, mientras este se da golpes con la mano en la cabeza. Nada se escucha salvo el agudo tono de una oleada. Silvia llora sin que nada se escuche, horrorizada, tratando de contenerse y mirando al rededor.
Eme sale de entre la maleza, controlando su reacción. Silvia pega a Gael y el pulso se vuelve más virulento. Silvia cae al suelo soltando un cuchillo que tenía escondido en la otra mano.
Eme avanza despacio, saltándosele las lágrimas y moviéndose neuróticamente. Silvia le grita entre llantos que no es él. Eme cae al suelo ante un Gael que llora mientras se golpea la cabeza.
Eme se arrastra hasta abrazarle mientras llora. Eme consigue respirar profundamente. De repente, de forma muy abrupta el pulso cesa. Silvia continúa llorando.

                      EME
                 No fue culpa tuya. No fue
tu culpa. No… no…

Eme no deja de hablar mientras sujeta a Gael, muerto entre sus brazos.

                      EME
                 Lo siento… no fue tu culpa.

Tras un momento en que se recupera, Eme se levanta con Gael en sus brazos y lo lleva al interior de la casa. Silvia le sigue llorando, tranquila.

SEC.95 EXT. DÍA. CAMPO REFUGIADOS.

En un campo de refugiados, la gente se levanta mirando el cielo, mirándose los unos a los otros, extrañados. Algunos parecen alegres, optimistas.

                      REFUGIADO1
                 ¿Qué ha sido eso?

                      REFUGIADO2
                 ¿Ha terminado?

                      REFUGIADO3
                 ¿Qué ha ocurrido?

SEC.96 INT. DÍA. PASILLOS SECTA.

Sebastian se retira cabizbajo.

                      SOLDADO1
                 Hermano, ¿Que ha ocurrido?

Sebastian cierra lentamente la puerta sin decir nada.

SEC.97 EXT. TARDE. CAMPAMENTO.

Una tiza escribe algo sobre una pizarra. Un hombre mayor sujeta la tiza en lo alto de una escalera. Acaba de escribir ½ al lado de la cifra 836.

Hay movimiento en el campamento. La gente parece esperanzada. Los objetos parecen tener más color. Un numeroso grupo de pájaros se mueve al unísono sobre las barracas cercanas.